Blog


Consejos para prevenir el estrés laboral y los riesgos psicosociales

La prevención es la piedra angular del enfoque moderno en gestión de seguridad y salud en el trabajoPrevenir el estrés laboral significa anticipar y analizar diversos aspectos de las actividades diarias para identificar riesgos a corto, medio y largo plazo, para así tomar medidas eficaces y eliminar o mitigar estos riesgos.

La incidencia del problema es tal, que hoy es el segundo problema relacionado con la seguridad y la salud en el trabajo. Y la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo ha llegado a publicar una guía electrónica especializada en el estrés y los riesgos psicosociales en el trabajo.

CTA – DEMO – BLOG

Apúntate a la demo online de kantan

Basados en las recomendaciones propuestas en esa guía, extractamos cinco recomendaciones para prevenir el estrés laboral y los riesgos psicosociales.

Consejos para prevenir el estrés laboral

El estrés en el trabajo tiene origen en múltiples factores que no siempre se relacionan con la actividad laboral. En cualquier caso, estos consejos pueden ser un apoyo para mitigarlo:

1. Concienciar a los trabajadores

La premisa es que el riesgo psicosocial, generador de estrés, es tanto o más importante que el riesgo físico, y que las consecuencias del mismo resultan lesivas para la salud del trabajador, de otros empleados y para la productividad de la organización.

Por ello, un primer paso implica que todos  comprendan cómo se realiza el trabajo y cómo este puede causar daños, incluyendo también la dimensión psicológica. Si los empleados conocen cuáles pueden ser las consecuencias de ciertos comportamientos, es más fácil obtener su compromiso y hacer que se conviertan en líderes promotores del cambio.

2. Evaluar riesgos

Un peligro pueden ser muchas cosas, incluidos los materiales de trabajo, los equipos, pero también los métodos de trabajo o las prácticas diarias. Un riesgo tiene que ver con la probabilidad, alta o baja, de que alguien pueda resultar afectado.

Son varios los factores de riesgo psicológico que pueden provocar estrés:

  • El contenido del trabajo.
  • Cargas y ritmo de trabajo.
  • Horario de trabajo.
  • El entorno y los equipos.
  • La cultura organizacional.
  • La falta de control sobre los métodos y la forma de realizar el trabajo.
  • Las relaciones interpersonales.
  • Las metas personales e impuestas por la organización.
  • Los problemas personales o del hogar.

Identificar los riesgos es una pequeña parte del trabajo. Lo siguiente es decidir quién puede verse afectado, que afectaciones representan mayor riesgo, cómo de probable es que el riesgo ocurra, con qué frecuencia y que impacto tendría. De este modo, se obtiene información para la priorización de los riesgos y, con ella, tomar las medidas preventivas adecuadas y proporcionadas para cada uno de dichos riesgos.

3. Acciones preventivas

Tras completar la evaluación de riesgos, se deben tomar medidas preventivas en orden de prioridad. Los empleados aportan conocimiento, experiencia y compresión. Ellos entienden cómo se desarrolla el trabajo a diario y lo ven con una perspectiva diferente a la del supervisor o su gerente. Por ese motivo, ellos y sus representantes deben participar en este proceso.

Para decidir acciones preventivas, la organización puede trabajar con grupos focales que reúnan una muestra representativa de trabajadores. El objetivo es tomar las medidas adecuadas para disminuir los niveles de estrés y mitigar o eliminar riesgos psicosociales.

4. Tomar medidas correctivas

Del monitoreo y seguimiento al desempeño de las acciones preventivas se establecen los puntos en los que es preciso implementar medidas correctivas para abordar los problemas subsistentes. Usualmente, se detectan problemas en programas de capacitación desactualizados, problemas con equipos inoperantes o incapacidad para lidiar con los problemas propios de las modificaciones en procesos o procedimientos. Nada resulta más estresante que no saber qué hacer o no tener la certeza de que lo que se está haciendo está bien.

Las medidas correctivas no necesariamente tienen que atender problemas ubicados en el lugar de trabajo. Aunque la fuente del riesgo psicosocial no se encuentre en el sitio de trabajo, es preciso igualmente abordarla y tratarla en la medida de lo posible.

5. Construir resiliencia

La resiliencia también ayuda a mejorar la seguridad laboral en el ámbito psicológico. Se trata de la capacidad que tienen los seres humanos de recuperar su integridad, su capacidad de funcionamiento y su interacción social tras un hecho impactante. La resiliencia es, en otras palabras, la capacidad para afrontar un evento negativo y regresar a la normalidad.

Las organizaciones pueden favorecer que los empleados sean más resilientes contribuyendo a que tengan una visión positiva, enseñando a gestionar el tiempo de forma adecuada, promoviendo la asertividad y estableciendo objetivos de crecimiento, por ejemplo.

Kantan, una herramienta de gestión ISO ideal para prevenir el estrés laboral

A través de la automatización de tareas y un manejo intuitivo, Kantan hace que el trabajo en un sistema de seguridad y salud en el trabajo sea menos estresante. Pero, sobre todo, Kantan facilita la gestión de riesgos, entre ellos los psicosociales, de modo que ayuda en la identificación de fuentes de estrés, el seguimiento de medidas, entre ellas la capacitación y, en definitiva, supone una apoyo fundamental para establecer un sistema de seguridad y salud en el trabajo.

Comprueba los beneficios que aporta Kantan accediendo a nuestra DEMO.

CTA Blog Demo – Inscríbete

Inscríbete en la próxima convocatoria